Como elegir el tipo de pintura adecuado?

Elegir el tipo de pintura adecuado

Pinturas satinadas

Las pinturas satinadas poseen una terminación más sedosa, agradable a la vista y al tacto, y son fácilmente lavables, aunque más costosas que el resto. Tanto las pinturas al agua (plásticas) como al aceite (esmaltes) vienen con acabado satinado.

Si nos gusta la terminación del satinado, es necesario saber que las pinturas satinadas son propensas a marcar todas las imperfecciones de la pared, por eso se recomienda una preparación minuciosa de las paredes y una aplicación por mano de obra calificada. También hay que tener en cuenta que son de rápido secado, por lo que se debe evitar su aplicación en días de mucho calor o humedad.

Pinturas mate

Las pinturas plásticas y los esmaltes también vienen en acabado mate. La plástica mate es el más utilizado en paredes, revoques y yeso. Es más económico, disimula mejor las imperfecciones (ideal para paredes viejas e irregulares). La contra es que no es tan lavable como la pintura satinada.

En los apartados anteriores analizamos los tipos básicos de pintura. Pero existen algunas variantes, así como información adicional que repasaremos brevemente a continuación.

La plástica ofrece 3 variedades: interior, exterior y para cielo rasos.

La plástica de exterior posee una base de polímeros acrílicos que le dan elasticidad, resistencia, gran adherencia y ciertas condiciones hidrófugas, características convenientes para resistir la intemperie. Se puede aplicar tanto en revoques como hormigones de exterior.

La plástica para cielo raso se caracteriza por dejar una superficie porosa que evita la condensación superficial desfavoreciendo el desarrollo de hongos. Se puede utilizar en cualquier cielo raso, especialmente en baños.

Otra variedad de pintura que no hemos nombrado son los barnices, aunque se consideran más una protección que una pintura. Existen en variedades brillante, semi-mate y mate, siendo los brillantes los más resistentes. Se utilizan para protección de superficies, especialmente maderas. Algunos son aptos para exterior.
Los azulejos, cerámicas o cualquier superficie brillosa se pinta con una pintura especial formulada en base a resinas y parafinas.
Las maderas se pintan con pinturas al aceite (esmaltes), que también se pueden conseguir en infinidad de colores, incluso en el mismo color exacto de la pintura plástica de pared.