Elegir el color

Te ayudamos a elegir tu color

El color es un factor fundamental en la decoración de ambientes. Para ello se deben tener en cuenta puntos claves como: las dimensiones de la habitación, la altura de los techos, el color y estilo de los muebles, etc.

• Los colores claros, preferentemente el blanco, aportan claridad en habitaciones pequeñas o con poca luz. Para agrandar visualmente estos ambientes la mejor opción son los colores claros.

• Los amarillos y los ocres generan luminosidad.

• Los colores fríos, verdes y azules, tienen efecto sedante. Estos colores son los indicados para zonas de descanso, dormitorios y escritorios. Elija preferentemente los tonos suaves.

• Los rojos y naranjas son tonalidades más osadas y se pueden utilizar en ambientes grandes o en una sola pared como detalle. Estos colores van muy bien con la madera. Si le parece muy osado todo en rojo, pruebe pintar zócalos y puertas en color blanco, teniendo en cuenta que los colores oscuros se suavizan pintando en color claro los marcos, puertas y zócalos.

• También existe el blanco roto: blanco con algunas gotas de color apenas perceptible. Se usa como alternativa al blanco, agregando un adicional de calidez que no logra el blanco puro. Este efecto se refuerza si se pintan el techo y las paredes en el mismo color.

• Al usar dos colores diferentes en diferentes paredes se pueden lograr resultados interesantes: generar amplitud, achicar visualmente un espacio o destacar un objeto o rincón. Pruebe destacar la pared donde apoya la cabecera de la cama colocando un color más intenso al del resto de la habitación o pintar las paredes enfrentadas de un pasillo en diferentes colores.

• Para que un techo bajo parezca más alto se debe pintar de un tono o color más claro que las paredes (preferentemente blanco). En cambio para acercarlo se debe pintar del mismo color que las paredes. Rara vez conviene destacar el techo, pero si así lo desea se puede pintar de un color distinto al de las paredes.

• Los muebles pintados del mismo color que las paredes se integran al ambiente y hace que ocupen menos espacio visual. Por el contrario, para dar más presencia a los muebles dentro de la decoración, estos deben ser de colores o tonos diferentes al de la pared.

• No se aconseja pintar las paredes de un pasillo con tonos oscuros, ya que se achicará visualmente el espacio.